Parashá Balak

¿Porque tenemos dos ojos?


Hemos escuchado sobre el ejemplo del vaso medio lleno o medio vacío. ¿Cual es la realidad? El famoso vaso con agua hasta la mitad, ¿se consideraría medio lleno o medio vacío? La respuesta es simple, ambas son correctas. La diferencia es la perspectiva con la que uno enfoca si en la mitad llena o en la vacía. Uno es quien decide cómo ver.


Nuestra Parashá cuenta sobre el brujo Bilam quien fue contratado por el rey Balak para maldecir a nuestro pueblo. La torá hace énfasis en que para maldecir era necesario que los viera. Y que cada intento de maldecir los miraba desde diferentes ángulos buscando ver lo negativo y así mandar la maldición, D”os nos libre. Hashem finalmente no permitió que este malvado nos haga mal de ojo ni maldiciones. Siempre hacía que Bilam viera la parte bonita del pueblo, transformando así entonces las maldiciones en grandes bendiciones.


Una parábola para comprender el tema: Se cuenta que llegan al cielo una abeja y una mosca.

Dios llegó con la abeja y le pregunto ¿Cómo les fue en el mundo? La abeja contesta “Es precioso el mundo está lleno de flores, miel, etc.” La mosca contestó “Esta lleno de basura y siempre huele feo”. En la vida tenemos la opción de ser abeja o mosca. Buscar lo bueno o lo malo. La situación muchas veces no cambia hasta que nosotros no cambiemos la forma de ver la situación y actuar sobre ellas. Las cosas que no dependen de ti, ten emuna, confía y pídele a Bore Olam pero no te conviertas en mosca. La mosca en todos lados busca la basura mientras la abeja crea la miel. Sin importar la situación busca siempre crear la miel y momentos dulces en tu vida.


Depende de nosotros, ver lo positivo para así dar puras y desde luego recibir puras bendiciones. Ciertamente por eso tenemos dos ojos, para recordar que existe dos formas de ver. Y tu, ¿cómo eliges ver? ¿Medio lleno o medio vacío?


Shabat shalom,

Rabi Simantob R. Nigri




39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo